Rod Carew, miembro del Salón de la Fama del béisbol y reciente receptor de un trasplante, sabe ahora a quién le pertenecieron el corazón y el riñón que lo mantienen vivo: a Konrad Reuland, tight end de la Ravens y Jets y 49ers quien murió después de la ruptura de un aneurisma cerebral.

konrad reulandSe cree que es el primer trasplante de su especie entre atletas profesionales, pero ese es solo uno de los muchos vínculos que comparten estos dos deportistas. Otro de ellos es que Reuland acudió a la misma escuela secundaria que los hijos de Carew. Los caminos del donante y del receptor ya habían coincidido desde antes.

Hubo amigos mutuos que fueron atando los cabos entre la muerte de Reuland y la segunda oportunidad de vida de Carew. Las familias colaboraron para confirmarlo. Luego descubrieron las probabilidades de que fuese cierto, y, eventualmente, lo confirmaron por medio de la red local proveedora de órganos.

rod carew and familyEl 2 de marzo tuvo lugar una reunión singular en la casa de los Reuland, donde, una familia llena de alegría, y otra todavía penando, se vieron vinculadas por el regalo generoso de un hombre joven.

“Ahora son parte de mi familia”, les dijo Mary Reuland, mamá de Konrad, a Rod y a su esposa Rhonda.

“Sí”, dijo Rod. “De por vida”.

El padre de Konrad, Ralf Reuland, es médico. Con uno de sus estetoscopios, se sentó junto con Mary y Austin, el menor de sus hijos, a escuchar cada latido del corazón de Konrad en el pecho de Rod.

A Mary se le abrieron más las esquinas de la boca y brincaron sus cejas al oírlos. “Ahí está”, dijo suavemente con una sonrisa de punta a punta mientras recostaba la cabeza sobre el hombro de Rod.

Leer más a American Heart Association News en inglés o español.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here